EL BARCO GUATEMALA SE HUNDE Y LAS RATAS NO SALTAN, SINO QUE NOS LANZAN AL MAR

La ola del tema sobre las próximas elecciones generales para Presidente de Guatemala, Diputados  al Congreso de la República y del Parlamento Centroamericano; así como para Alcaldes y Concejales empieza a tomar  más y más altura. 

Te recomendamos visitar novigo news.

El cumplimiento o incumplimiento de una Ley Electoral de Partidos Políticos de interpretación muy ambigua y subjetiva, hecha para afectar u opacar las aspiraciones de nuevos liderazgos y partidos políticos de reciente creación, es la tapa de la tumba donde yacerán los sueños y esperanzas de todo un pueblo que anhela vivir en paz y en democracia.

Guatemala se aferra a un sueño del que la han venido despellejando los pésimos politiqueros y delincuentes sin la mínima Identidad y Conciencia Nacional, Formación Cívica, Ética ni Moral desde 1986; desperdiciando a granel esa libertad de elegir y ser electo, la libre empresa, la propiedad privada, la protección a la vida, los derechos humanos y  muchas otras libertades que están al borde de caer en picada en el abismo de la ambición al dinero y al poder, mismas que han dejado ciega a casi la totalidad de la clase política, empresarial, social y religiosa de esta “Tierra del Quetzal”.

El barco se hunde y en lugar de saltar las ratas al mar, las ratas lanzan a los que intentan salvar el barco hacia el océano fangoso de la confrontación y polarización social y étnico-narco-social, sabiendo que morirán o moriremos todos dentro y fuera del barco.  Pero no sin antes, ser ellos los últimos en hundirse mientras gozan de las fiestas y amenidades pagadas con el dinero de los lanzados al fango; mientras en las salas más lujosas o moderadas de nombres nacionales e internacionales dentro de la gran embarcación, cantan, bailan, comen y disfrutan del sexo desordenado y promiscuo, licores y drogas. 

A su gusto y criterio estos alharaqueros que son parte de un gobierno corrupto y lo niegan, y  los que ya fueron parte de otros gobiernos corruptos y también lo niegan u ocultan en su discurso cínico y perverso anticorrupción; repletos todos del típico egoísmo y la doble moral del politiquero chapín; creen que vivir en esa vida loca les hará sentir menos los pesares y dolores de la muerte, que aquellos que como yo y  otros que cada día “somos menos en  Guatemala”;  nos negamos y resistimos a ser lanzados fuera del barco embobados, hipnotizados  y totalmente untados de la mierda de la apatía y la decepción; pues sabemos al cien por ciento de manera consciente que, de ese excremento está lleno ese fango al que caeremos por no confiar en los que gritamos soluciones de fondo;  y escuchamos menos a los que viven presos de esa crítica sin soluciones y distractora; pero pegajosa y entretenida como el Netflix o las Redes Sociales que pagan las ratas emparrandadas  para seguir disfrutando de las mieles del poder, aun cuando ese Poder Político está a punto de volverse el hacha que cortará sus cabezas que rodaran riéndose de nosotros sobre los pisos de los salones en fiesta. 

Mientras esto sucede, no me queda más como dice la canción, que gritarte sin perder la calma aunque sonaré autoritario, que nos reunamos tomados ya no de las manos, pues eso es ya casi imposible, sino del pelo las mujeres y de donde más nos duele los hombres; para convertirnos en Héroes más allá del deseo de serlo.  No hay otra forma en que podamos evitar nos lancen del Barco Guatemala que se hunde, y que confiemos por penúltima vez en que hay una salida y solución a la asquerosa realidad en la que nos han convertido los gobiernos desde la era democrática iniciada en el año 1986.  

No es posible y no podemos caer de rodillas y de brazos cruzados o amarrados mientras nos colocan en la fila a ser lanzados; pues el ser humano no está hecho para morir de esa manera.   Es un instinto natural el querer sobrevivir y querer ver un nuevo día llegar con su bello amanecer.  No desmayes y no te rindas paisano, porque si ya estás ahí o vas rumbo a esos puntos de la no participación política, y ejercer tu poder ciudadano a través del voto o buscando dirigir a otros para salvar a otros; pero, sobre todo, a defenderlo y mostrar que Guatemala como también Tú, lo vale.

No te pierdas las mejores noticias.

Sucesos / La noticia como debe ser.

Carlos Avendaño

Nombre: Carlos Estuardo Avendaño Leiva. Casado. Profesa la Creencia Cristiana Evangélica. M.Sc. en Administración Estratégica de Recursos Nacionales en la Universidad de Defensa Nacional de los EEUU. Washington DC. General de Brigada Jubilado de la Fuerza Aérea Guatemalteca; Licenciado en Tecnología y Recursos Humanos. Piloto Aviador de Helicópteros Condecorado en varias ocasiones por Actos Heroicos en Misiones Aéreas de Rescate. Comandante del IV Contingente de Policía Militar de Guatemala en la Misión de Naciones Unidas en Haití. Jefe de la Fuerza de Tarea de Fuerzas Especiales en la Misión de Naciones Unidas para la República del Congo; Campeón Centroamericano de Boxeo peso Welter en 1986. Escritor de dos Novelas de Ficción sobre el Narcotráfico y Corea del Norte. Practica el Jogging y la Composición de Música de Mensaje. También ha destacado como columnista en los medios de comunicación Sucesos Guatemala y Noticiero el Vigilante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: