ESTADO DE SITIO

Estado de sitio una parte de la Izquierda, la que es errática y bochinchera… Váyase usted con su familia a iniciar una nueva vida al Valle del Polochic y me cuenta cómo le va … regresará pidiendo al Ejército, Policía, Bomberos, Hospitales, Escuelas, Universidades, etc….

Cuando asesinaron a inicios de año en Mixco a la joven de 16 años porque su mamá no tuvo para pagar la extorsión pues la tortillería apenas les daba para comer, la Izquierda, como era de esperarse, salió a despotricar contra el mundo. A todos nos indignó. Indignarse por eso no es monopolio de la Izquierda.

El Presidente Giammattei con buen criterio (no estoy claro si con planeación estratégica post intervención eso le correspondía al Ministro anterior) implementó en Mixco el Estado de Excepción y salió a luz pública la versión mixqueña del Cártel de los Sapos, aquellos colombianos usureros de Mixco, entre otras ratas a las que les pegó la luz y se dejaron ver.

Sobreviví a un ataque con disparos al allanar legalmente una casa cuando fui auxiliar fiscal del MP, apenas llevábamos un policía. Eran los tiempos en que los Auxiliares Fiscales y Fiscales teníamos verdaderos huevos (perdón no lo pude evitar quise decir valentía) en lugar de elegantes apoyos internacionales y raras alianzas parlamentarias.

La segunda ocasión en que me sentí en alto riesgo fue en La Tinta, Alta Verapaz en donde tuve que huir por mi vida cuando un “grupo político simpatizante” quería secuestrar el libro de actas de la Asamblea del Partido Político municipal que yo estaba custodiando. Atravesé un río y varias cuerdas de densos montarrales hasta ponerme a salvo.

El “grupo simpatizante” pretendó lincharnos con “fuego amigo”. No sentí el camino hasta Tucurú; bueno, en realidad no sentí el camino hasta Cobán. La gasolinera que asaltaron los “simpatizantes” sirvió para surtir los tambos vacíos que llevaban para consumar su propósito. No lograron tomar por asalto la Asamblea.

La conflictividad del Valle del Polochic viene desde tiempos del conflicto armado interno. La apatía y desdén social por el Estado de Derecho ha hecho que predomine algo similar a la anarquía, aunque todos sabemos que ese territorio cambió de patronos. Ahora está cooptado por el crimen organizado transnacional, léase narcotráfico y delitos conexos con el compadrazgo de algunos vendepatrias.

No hay forma alguna de intentar devolver la gobernabilidad a esa región, sin que se implemente un Estado de Excepción. La ausencia absoluta del Estado de Derecho y la utopía de la gobernanza ha permeado a esa región a tal punto que, para recuperarla, su estrategia debe incluir aspectos antropológicos para influir en el ánimo social para que su gente vuelva a creer o aprenda a creer y redefinir actores estables para un renovado diálogo social y político.

Eso de la inhibición social aprendida que tanto le gusta invocar con romanticismo a la Izquierda, sí existe. Por eso es raro que se opongan al Presidente y no a las condiciones de “convivencia” o, mejor dicho, de sobrevivencia del pueblo. Y es una pena porque la riqueza natural de esa región es una maravilla.

A los de la Izquierda ya se les olvidó el caso del Juez de Senahú que fue linchado? Probablemente ya lo olvidaron. Me extraña que al Procurador de los Derechos Humanos se le haya pasado por alto ese suceso y omita además, que la población ahí vive con sus derechos humanos permanentemente restringidos y en vez de indignarse por eso, dé rienda suelta a la algarabía de oponerse sistemáticamente a un Presidente que actúa como de Derecha.

Yo fundé el Viceministerio para prevenir el delito en 2013 contra la mirada de descrédito de militares que inundaron el Ministerio de Gobernación como asesores. Hasta el CACIF pegó el grito en el cielo cuando firmé un convenio con Cuba, pero silenciaron sus impulsos cuando el convenio se aplicó con promotores culturales a la primera Escuela de Ricardo Arjona en Sn. Agustín Acasaguastlán.

La Política Nacional de Prevención que lideré y ESTÁ VIGENTE, establece un modelo de intervención diferenciada según las características sociodelictivas del territorio. A niveles críticos de violencia se debe acometer una intervención coordinada de las alas duras de la PNC con el Ejército y el sistema de justicia penal. A niveles leves, intervención del Ministerio de Cultura y órganos blandos de gobierno y del Estado.

Yo le pido a la Izquierda que conozca su país y a la Derecha, lo mismo. APRENDAN y dejen de ser perros falderos.

Si te gusto la columna de Arkel sobre el estado de sitio compártelo en tus redes sociales.

Te invitamos a leer la siguiente columna de opinión además de esta del Estado de sitio : AÚN NOS QUEDA DEMOCRACIA

Estado de sitio-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.